Modelos Atómicos: Experiencias de Rutherford
Dispersión de las Partículas Alfa

 

       Es un hecho bien conocido que las partículas Alfa y Beta sufren desviaciones de sus trayectorias rectilíneas a causa de interacciones con los átomos de la materia.

      Parece indudable que estas partículas de movimiento veloz pasan en su recorrido a través de los átomos, y las desviaciones observadas son debidas al campo eléctrico dentro del sistema atómico. 

      Las observaciones de Geiger y Madsen sobre la dispersión de las partículas Alfa indican que algunas de estas partículas deben experimentar en un sólo encuentro desviaciones superiores a un ángulo recto.

     Un cálculo simple demuestra que el átomo debe ser asiento de un intenso campo eléctrico para que se produzca una gran desviación en una colisión simple.

 

BASE EXPERIMENTAL:

    Rutherford llegó a la conclusión de que estas dispersiones con ángulos grandes sólo podían resultar como consecuencia de un solo encuentro de la partícula Alfa con una carga masiva concentrada en un volumen mucho menor que el del átomo completo.

    El dibujo muestra la geometría que es dispersada por un núcleo considerado como una carga puntual  Q en el origen. Inicialmente la partícula se aproxima con velocidad  v a lo largo de una recta que dista b de otra paralela que pasa por el origen COA . La fuerza sobre la partícula Alfa viene dada por la ley de Coulomb.

   Después de la dispersión cuando la partícula Alfa está de nuevo lejos del núcleo se mueve con la misma velocidad v paralela a la recta OB, formando un ángulo  0 con COA .


Volver                               Ayuda